Comercialización: 687 501 747

Historia del Aljez.

Estamos continuamente rodeados por él: lo tenemos en nuestras paredes, en hospitales y dentistas como herramienta de trabajo, incluso podemos encontrarlo en nuestra pasta de dientes… Hablamos del yeso, un material esencial en la vida del ser humano que se emplea en sectores tan diversos como la decoración, la medicina o la construcción. Éste último parece ser su uso primigenio, así lo expresan los investigadores y arqueólogos que han rastreado en busca de los orígenes de este material constructivo.

yeso natural ecoaljezDebemos virar la vista hasta el periodo Neolítico, hacia el VIII milenio antes de nuestra Era, para encontrar los primeros testimonios del uso del aljez o yeso en construcción. El yeso natural deriva del aljez que ha sido previam
ente calentado y deshidratado para dar lugar al polvo que posteriormente se empleará. Así pues, cuando el hombre comenzó a manejar y dominar el uso del fuego, fue capaz de procesar el yeso natural que estaba presente por sí mismo y de manera muy abundante en la naturaleza. ¿Y qué hizo el hombre prehistórico con este yeso? Básicamente lo empleó para elaborar cimientos y elevar muros, asimismo se empleo como soporte pictórico, algo que fue fundamental para el desarrollo del arte primitivo.

Poco a poco el yeso fue sustituyendo al barro como material constructivo. En ciudades como Eynan y Jericó en épocas tan tempranas como el 8000-7000 a. C. se constata la combinación de ambos elementos, el barro y el yeso en construcción, éste último utilizado principalmente para elaborar piezas escultóricas. Unos mil años más tarde, en la ciudad de Çatal Hüyük se localiza el uso del yeso natural en la elaboración de revestimiento para los paramentos de barro. También se empleó el aljez para confeccionar relieves como los famosos cráneos de animales que se localizaron adornando las paredes de una de las estancias del conjunto monumental excavado. La zona de Mesopotamia aplicó el yeso en sus construcciones. Se ha constatado su uso en revestimientos para suelos, paramentos, uniones y decorados.

yeso natural historia

Reconstrucción de una estancia de la ciudad de Çatal Hüyük con bucráneos de yeso.
Museo de las Civilizaciones de Anatolia en Ankara (Turquía)

La zona de Oriente Medio, se convirtió en el foco originario del uso del yeso en construcción, al igual que fue cuna de la humanidad. Los yacimientos yesíferos eran abundantes y eso facilitó que las gentes viesen en ellos un material de construcción. Pronto su uso se difundió de manera rápida. Hassuma, Eridú o Uruk son otras de las ciudades proximorientales en las que se han rastreado revocos, enlucidos y revestimientos con yeso.

mortero yeso naturalEn Egipto el uso del yeso se intensificó aún más si cabe. Tenemos presencia de morteros de yeso en la edificación por excelencia de la cultura de los faraones: las pirámides. La de Keops, la única superviviente de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, fue elevada sobre la meseta de Guiza a mediados del III milenio. En su construcción se atestigua el uso del yeso y el cuarzo (arena) como mortero para el ensamblaje de los grandes bloques de piedra que conforman el monumento funerario. Kefrén fue otra de las pirámides que cuenta con presencia de mortero de yeso, también en la famosa Esfinge de Gize.

La abundancia geológica del yeso en Egipto influyó en su abundante utilización en materia de ornamento y decoración. Se empleó para revestir tanto relieves como esculturas o piezas muebles como sarcófagos. De gran importancia es también para las impresionantes pinturas egipcias, ya que éstas empleaban un base elaborada con yeso, entre otros materiales.

historia uso yeso

Pintura mural al fresco localizada en palacio de Cnosos perteneciente al periodo minoico
(1600-1480 a. C.)

La Antigua Grecia heredó las prácticas constructivas de Oriente y con ello sus materiales. Por ello, y aunque en menor medida, constatamos el uso del yeso en tierras helénicas. Muestra de ello es el palacio de Cnosos en cuya construcción el yeso y la madera juegan un papel fundamental. Muchas de las pinturas murales que decoran las paredes de este impresionante palacio antiguo están realizadas sobre estucos de yeso, que solían pintarse con pigmentos de tonos rojizos y negros.

Tratadistas tan importantes como Teofrasto (hacia el siglo III a. C.), Columela o Plinio el Viejo (siglo I d. C), hablan del yeso en sus escritos empleado como material usado habitualmente en revestimientos, enlucidos y decoración. También los etruscos, ancestros de Roma, utilizaron yeso en sus decoraciones sobre todo en tumbas.

Roma también incluyó el uso del yeso en construcción, sin embargo, se decantó claramente por la cal, ingrediente base del imperecedero mortero romano. Éste es una argamasa elaborada a partir de la mezcla de dos materiales: cal y áridos. Se utilizó tanto para relleno de paramentos realizados con sillares o ladrillos, como para enlucido de paredes. El yeso quedo relegado a un uso básicamente ornamental.

Con la romanización y la difusión de la cultura del Imperio Romano a todos sus dominios, también se exportaron los usos constructivos. De esta manera llegó hasta la Península Ibérica la profusión del uso del yeso en construcción. Una costumbre que también llegó de manos árabes ya que el Imperio Islámico, bajo el dominio de los Omeyas y posteriormente de los Abasíes, ya había empleado el yeso en revestimiento, decoración y fábricas varias perfeccionando las técnicas. Durante la época de la presencia musulmana en territorio peninsular el uso del yeso se intensifica y se extiende ampliamente. Como ejemplo sin parangón podemos poner la magnífica Alhambra granadina y sus deliciosos ejemplos de decoración con yeso.

decoracion estuco yeso

Durante la Edad Media el yeso continuó siendo un material fundamental para la construcción tanto en paredes como en techos, y sobre todo para la elaboración de obras de arte. Muestra de la importancia de este elemento es la existencia de un gremio de yeseros, artesanos especializados en las técnicas de aplicación de los estucos de yeso y aljez. Su uso se extendió por toda Europa. Destaca el uso profuso de mortero de yeso en la decoración y construcción de catedrales francesas tan importantes como Chartres (siglo XIII). El material se empleó en los edificios en conjunción con la madera tanto para reforzar tabiques como para forjados o revestimientos. Es curioso destacar que existe documentación histórica datada en ese mismo siglo donde se habla de la existencia de hasta 18 canteras de yeso en Paris.

Con la llegada del Barroco, parece que el yeso queda relegado a una función básicamente decorativa. Además, la técnica del estuco cobrará gran popularidad y se extenderá por buena parte de Europa de manos de los artistas que trabajaban para los Papas de la Iglesia Católica. El yeso recuperará su uso en construcción durante los siglos posteriores XVIII, XIX y XX. La tradición del estuco de yeso continuará viva paralelamente al desarrollo de la decoración con mármol. Se gestó una importante industria del yeso y la escayola con intenciones de imitar el mármol. En estos momentos se daba mucha importancia a la blancura y brillantez del yeso y para lograrlo se realizaban mezclas con cal.

Con el desarrollo de la industrialización durante el siglo XIX las técnicas de obtención de yeso se modernizan. Surgirán nuevas mezclas de materiales y conglomerantes apareciendo el cemento. Se desarrolla la investigación sobre el proceso de deshidratación del yeso, la producción se abarata y comienza a fabricarse de manera industrial. Durante el siglo XX va a aparecer una nueva generación de materiales constructivos entre los que destacan el yeso en polvo o los prefabricados. Los maestros albañiles tradicionales van desapareciendo y se aprenden nuevas técnicas y materiales nacidos tras la industrialización del proceso productivo y constructivo.

trabajo yeso natural

En la actualidad, el yeso continúa siendo un elemento fundamental y básico en la construcción, empleado sobre todo en estucos, pero también en revestimientos y decoración. Con el desarrollo de las modernas tendencias constructivas como la bioconstrucción, el yeso es una material que está ganando peso en la arquitectura actual debido a sus propiedades naturales. Desde EcoAljez S. L. hemos querido unirnos a estas nuevas corrientes constructivas aportando nuestro granito de arena a través del desarrollo y el lanzamiento al mercado del Aljez Antíco, un yeso rústico, natural y totalmente ecológico, ideal para decorar todos los ambientes.

Volver a arriba